in ,

Gula, resistirse a estos sabores sería un verdadero pecado

Ha sido una lucha constante pero gratificante mantenerlo y que la gente siempre se vaya contenta y queriendo traer más gente

Andrés Nieto

Después de tener diferentes experiencias en restaurantes y bares de Bogotá, tres amigos se reunieron con la idea de crear un lugar que fuese lo ideal, tanto para ellos como emprendedores, como para cosechar comensales fieles y felices. Fue así como salieron en la búsqueda de zonas no convencionales en la ciudad y después de mucho recorrer por fin encontraron lo que buscaban.

El 7 de agosto es un sector tradicionalmente comercial en Bogotá

El lugar indicado

Resultaba difícil imaginarse un restaurante con un concepto diferente en el barrio 7 de Agosto de Bogotá, una zona en la que tradicionalmente predominan los comercios de autopartes y bodegas, pero fue el ánimo de emprender lo que impulsó a estos tres colombianos a crear GULA, una propuesta gastronómica innovadora en este sector de la ciudad.

Andrés Nieto es chef, tiene más de 15 años de experiencia en diferentes cocinas y a la vez es propietario de una empresa de catering que ya cumplió 12 años atendiendo eventos conceptualizados. Antes de aventurarse a crear GULA, Andrés gestionó varios restaurantes en otras zonas de Bogotá.

Andrés Nieto (izquierda) chef ejecutivo de GULA

Para Andrés era “un poco loco” pensar en abrir un restaurante de este concepto en un barrio donde no abundan este tipo de propuestas, pero igual no descartó la idea de sus socios y así se decidieron por arrancar este sueño.

GULA ya cumplió un año complaciendo paladares. Su ubicación es muy particular, nació en lo que hasta hace pocos era un taller mecánico y una imprenta; la idea parecía un tanto “loca”, pero igualmente se animaron, comenta el chef.

Una propuesta arriesgada

Inicialmente la propuesta de GULA era muy arriesgada, con sabores fuertes y por ello pensaron que para la zona sería complicado que fuera aceptada, por lo que se consideró que en una primera instancia sería necesario, no solo hacer un estudio de mercado, sino enseñarles a sus clientes potenciales acerca de ese tipo de comida.

En los inicios Andrés Nieto quiso conocer las características de la plaza de mercado del 7 de Agosto, la que por cierto no frecuentaba, y empezó familiarizándose con los ingredientes que podría conseguir allí. De esta forma comienza a trabajar en un concepto gastronómico que va de la mano con el popular mercado, basado principalmente en cerdo y pollo, dos proteínas que para él son muy versátiles.

Un plato para cada quien

La carta de GULA está enfocada en productos cotidianos como tacos, nachos, alitas, hamburguesas, pollo frito, entre otros, y al tener el cerdo como protagonista no podía faltar un buen chicharrón, tampoco las costillas BBQ con la versión de esta salsa que Andrés creó a partir de café, decorada con una tierra de remolacha que además acompaña con unas arepitas de choclo a las que le agrega cilantro y pesto. Una combinación diferente y exquisita.

El chef asegura que las hamburguesas son “bien jaladas” y diferentes, la carne es de cerdo y le incorporan trozos de chicharrón carnudo en sustitución de la tocineta, cebollas caramelizadas en vino tinto, mayonesa de ajo y cilantro, pesto, miel mostaza, en fin todo es una combinación donde cada bocado te lleva a la gloria.

Tienen unos nachos con polvo de chicharrón realmente fuera de serie, también mini burgers de chorizo que es una versión diferente del choripán preparadas con pan de maíz para aderezar con salsas de la casa. Las empanadas, comida típica colombiana por excelencia, están elaboradas con harina de trigo y rellenas de ajiaco santafereño, una creación especial con base en una mayonesa de alcaparras, lo que las hace un producto único en el mercado.

Todos los platos por más que parezcan tradicionales tienen su proceso de elaboración diferente y por lo tanto sus sabores son únicos, creados para hacer de GULA una experiencia gastronómica inolvidable y con porciones generosas para que el comensal se sienta satisfecho y con esas ganas pecaminosas de siempre volver y comer más sin que afecte el bolsillo, porque también mantienen sus precios.

El equipo Gula

Cuentan con un talento humano que ama lo que hace y atienden todos los días de la semana. Allí se encuentran empleados de las fábricas cercanas, comerciantes, ejecutivos, distribuidores de repuestos, trabajadores de los talleres, empresarios y hasta a quienes tienen sus puestos en la plaza de mercado. También asisten familias completas y comensales de otras zonas que vienen por curiosidad al escuchar los comentarios acerca de GULA. Es un restaurant sin target específico porque hacen comida para todos los gustos y con precios solidarios. Es un sitio chévere, sin complicaciones y super rico.

Entre semana es relativamente sencillo conseguir lugar en GULA porque sus clientes son principalmente de la zona, pero los fines de semana sí es recomendable hacer reservación porque los clientes van en plan de familia y las mesas se ocupan muy rápido y con grupos grandes.

Para los domingos ofrecen Brunch, una propuesta diferente donde solo pagando 45.000 pesos se puede comer todo lo que quiera. Hay alternativas gastronómicas de diferentes regiones del país como las carimañolas de posta cartagenera, calentao de lomo con chicharrón, quesos, frutas, chocolate, café o si se prefiere unos huevos estrellados con polvo de chicharrón, hogao y papas criollas, también tienen la opción de unos pancakes con frutos rojos y miel de hierbabuena que son la locura.

El chef Andrés disfruta hablar con sus clientes, escuchar sus recomendaciones porque como asegura, en GULA cocinan para sus comensales, quienes aportan sus ideas para incluir constantemente nuevos platos. El viernes es el único día que GULA abre en horario nocturno. Para ello tienen una carta especial de cocteles, vinos, refajo, sangría y muchas opciones para disfrutar una experiencia con ingredientes muy colombianos, por lo cual aprovechan al máximo la frescura de los productos que se consiguen en la plaza del 7 de Agosto.

Seguir y seguir

Por la receptividad que ha tenido GULA, se puede asegurar que están contribuyendo en abrir un espacio gastronómico diferente en la zona del 7 de agosto junto a otras propuestas ya existentes. Como parte de los planes están trabajando en abrir una taquería mexicana con influencia colombiana, y justo al lado una tortillería en la que venderán carnes, tortillas, salsas, todos ya empacados, con los que esperan atender la demanda de tortillas para restaurantes a precios justos.

Andrés considera que la clave del éxito está en arriesgarse, trabajar en equipo, que todos aporten para que sus clientes siempre se vayan satisfechos, ser muy organizados, constantes, aprender de fracasos así como de errores y siempre echar para adelante sin detenerse.

View this post on Instagram

Qué más podemos decirle a Tulio sino: gracias totales! Vino a #Gula un día cualquiera, lo invitamos a probar nuestras delicias y todo le gustó! Siempre con una sonrisa y una queridura únicas! @tuliorecomienda #crack #repost @tuliorecomienda ・・・ ¿El CHICHARRÓN carnudo y recrocante del 7 de Agosto? ▫️ Nada que me emocione más que un buen chicharrón, creo que eso ha sido notorio en toda mi carrera de glotón: a donde haya una de estos gustosos cubos avellanados y refritaos, llegaré yo, así como llegue al 7 de Agosto, el emblemático barrio de los repuesteros en la capital para encontrarme de frente y descaradamente con mi pecado capital (mea culpa): la “GULA…” ▫️ Todo llegó al mismo tiempo, así que no sabía por dónde empezar… ataque de a poquitos: un mordisquito por aquí, un mordisquito por allá, saltando de las carnosas y sueltas costillas en su barbecue de café y Jack Daniels (una cosa loca), a la jugosa y curiosa pork BURGER en pan brioche y su tapa de chicharrón con cebollitas caramelizadas en vino tinto, y vegetales, y queso y una miel mostaza con unas gotas de naranja que te hace morder, remorder y que no te permite soltar hasta acabar (vieron, otra vez dominando por la gula): deliciosa combinación!!! ▫️ Y luego seguí por toda la mesa probando y repitiendo: que sí el puré de yuca y sus plumas asevichadas, que sí el arroz, que sí las criollitas y las miniburgers de chorizo con pesto, hasta dar a trompicones con el platico central por el que había venido: un revolú de sequitos y crocantes chicharrones carnudos, el santo grial de mi diaria búsqueda: sendos cubos “fritaos” y reventaos en su propia grasita con las garras acarameladas y toteaditas, y un cubo de carne bajo las “quebrosas” tapitas! No se imaginan la dicha, la claridad, la gula… no se imaginan el placer de cada mordisco y su alegre terminación! ▫️ @gularestaurante Calle 65 no 22-32 Bogotá ▫️ ¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde AppStore o desde GooglePlay ▫️▫️▫️

A post shared by Gula (@gularestaurante) on


Written by Oscar Medina

Periodista, productor audiovisual, diseñador gráfico y amante de los sabores que elevan el alma hasta el infinito.