in

Lord Byron, un restaurante de estilo antiguo que te cautivará

Es un sitio que muchas personas recomiendan, el edificio donde se ubica el restaurante no pasa desapercibido, es una antigua fábrica de ron y cada rincón de Lord Byron “destila” historia que vas notando a cada paso que das por sus instalaciones.

Del siglo XIX, con un claro estilo colonial, agrada ver varios cuadros de estilo contemporáneo. El restaurante tiene dos plantas de las cuales la planta baja da hacia un jardín interior maravilloso. El ambiente es relajado, elegante y la música acorde y divina.Lord Byron es una creación del prestigioso chef Aitor Perurena y su mujer  Vanina Favale que junto con otros dos socios: Rosa Cranenborg y  Cachy Siconolfi le dan un toque de vanguardia a platos de inspiración clásica. En su carta reza una premisa: La sencillez como principal elemento de seducción y la verdad es que lo han conseguido.

La carta es verdaderamente fantástica; breve, pero buena. Empieza con un salpicón, como aperitivo de la casa… fantástico. Destacan la ensalada César, el tartare de ahumados y la vinagreta. Se notan todos los sabores sin que la vinagreta tape ninguno y sin que los pescados resulten pesados. Agrada el tataki de atún y desde la presentación hasta el sabor convencen a los paladares más exigentes. Las entradas auguran una brillante cena.

De segundo, puedes optar entre carne o pescado. En pescado nuestra mesa eligió Urta del estrecho, infusión tostada, ravioli de cigalas y Colita de rape estilo Guetaria. El toque en el pescado se nota. Nos decidimos  por el cochinillo que estaba crujiente por fuera y de cocción perfecta, un sabor suave y agradable, eso sí la guarnición era de la proporción adecuada. Todos acabamos muy satisfechos de nuestros platos. De postre, una torta tres leches muy buena.

El servicio muy amable y atento y la carta de vino muy correcta. La propuesta resalta la sencillez de la tradición de sus platos de siempre con una propuesta de platos innovadores que desemboca  en una cocina ingeniosa que respeta las materias primas y las tradiciones, con un toque de vanguardia.