Foto: @mazuera.photography
in ,

La Subienda, auténtica tradición de pescados y mariscos en Bogotá

En 1978 empezamos en algo muy pequeñito. Hoy viene gente de Cali, de Medellín, imagínate, viene gente de la costa a comer cazuela acá, ¡les gusta!

Nelly Morales, fundadora

La Subienda ya cumple 40 años

Una historia con muchos ingredientes

El centro de Bogotá es un espacio vibrante donde se toman las desiciones más importantes de la política colombiana, allí se encuentran, entre otros, el Palacio de Nariño, la Alcaldía, el Capitolio, y es importante centro financiero en una de las capitales más emblemáticas de Sudamérica.

En su casco histórico, las calles estrechas guardan historias que hablan del inicio de la ciudad. Un lugar bullicioso que hoy alberga un sinnúmero de almacenes, hoteles, hostales, sitios culturales como museos, bancos y principalmente, una amplia variedad de restaurantes, verdaderos oasis para hacer un paréntesis en la agitada vida diaria.

Centro de Bogotá
Centro de Bogotá

Entre ellos destaca uno por su trayectoria y la calidad de su propuesta. Es La Subienda, una marca gastronómica que se ha mantenido por más de cuatro décadas ininterrumpidas ofreciendo los mejores pescados y mariscos de la ciudad, sabiendo sortear los momentos críticos del país en lo social, político y económico, pero siempre manteniendo la fe en Colombia y el potencial de su gente.

La dama de hierro

Nelly Morales es la fundadora de La Subienda, una mujer emprendedora, luchadora acostumbrada a trazar caminos y vivo ejemplo de tenacidad y trabajo duro. Abrió su primer restaurante en el emblemático Edificio Hernández en 1978 y aún hoy lo mantiene. Nelly es digna representante de la amabilidad colombiana, su trato cercano hace sentir una familiaridad especial y su conversación es casi tan sabrosa como su comida. Muy probablemente esta sea una de las claves de su éxito.

El Edificio Hernández, donde se encuentra La Subienda original, es una construcción que data de finales del siglo XIX, una joya arquitectónica de estilo francés que se mantiene en el tiempo y que en sus inicios le imprimió una aire de modernidad a la capital colombiana, ya que se considera como el primer centro comercial de Bogotá. Al ingresar pareciera un lugar pequeño, pero mientras el visitante se va internando va descubriendo al final de sus pasillos todo el esplendor y ese atractivo cautivante que solo se gana con los años. El Edificio Hernández fue declarado Monumento Nacional.

La Subienda sede Centro, en el Edificio Hernández

En esta edificación Nelly inició, sin saberlo, lo que sería el largo camino de La Subienda. Aquella joven entusiasta, hacía las compras para las preparaciones, cocinaba y ofrecía comida corriente a los comensales en sus únicas siete mesas. Aunque no le apasionaba la cocina supo visualizar en este oficio una manera de sacar adelante a su familia, apoyada en dos ingredientes fundamentales: amor y perseverancia, los cuales la impulsaron a seguir creciendo a pesar de las dificultades.

Doña Nelly Morales, fundadora
Doña Nelly Morales, fundadora de La Subienda

Amor y perseverancia

Una nueva generación de mujeres ha seguido al pie de la letra el ejemplo de la matriarca: sus cuatro hijas, quienes hoy dirigen los destinos de La Subienda. A fuerza de innovación, calidad en sus procesos y un servicio reconocido por centenares de clientes satisfechos, aportaron su esfuerzo para abrir una segunda sede en el barrio La Esmeralda, en las inmediaciones del Centro Administrativo Nacional -CAN. Un ambiente cómodo y sereno con toques de alegre jovialidad en su decoración, aquí cuentan con 13 años atendiendo a una clientela cada vez más amplia.

La Subienda sede CAN
La Subienda sede CAN

Continuaron el camino y hace ocho años abrieron su tercer restaurante ubicado en la tradicional zona de La Candelaria. Es un espacio precioso, pulcro y ordenado, con mucha luz y de una sobriedad mágica que enmarca el ambiente perfecto para disfrutar el rito sublime de una comida inolvidable.

La Subienda sede La Candelaria
La Subienda sede La Candelaria

Ahora Nelly delega las riendas de los restaurantes en sus hijas mientras se dedica a supervisar la cocina. Considera que con amor, confianza en ellas y organización han logrado, entre todas, mantener esta empresa. “Yo prendo el barco por la mañana, lo empujo y ya ellas vienen de capitanas”, comenta con orgullo.

Reconocimiento nacional

La Subienda cuenta con clientes desde hace más de 40 años, además es visitado por comensales provenientes de Cali, Medellín y hasta de la costa quienes llegan buscando la deliciosa cazuela de mariscos, una receta exclusiva de la casa.

Carolina Arguello, gerente general de La Subienda, agrega que en los inicios del restaurant servían solo comida corriente, con el pasar de los años decidieron empezar a ofrecer pescados y mariscos con elaboraciones creadas por doña Nelly, su madre, a quien define como una mujer emprendedora, negociante y comerciante, aspectos que la han mantenido en el mercado y han hecho crecer su negocio.

Carolina dice que su mamá empezó de manera empírica aprendiendo sobre la marcha a llevar el restaurante, pero desde hace al menos 12 años, sus hijas se han puesto al frente de este emprendimiento familiar, modernizando la parte administrativa, operativa y desarrollando nuevos platos para que hoy La Subienda sea un deleite de sabores originales.

El éxito de La Subienda es una muestra del liderazgo femenino. El cuidado a los detalles, la inteligencia emocional para manejar situaciones a diario, la empatía con el equipo de trabajo, el sentido de inclusión, el poder de actuar en varias direcciones al mismo tiempo y el valor de no temer al cambio, son virtudes que han ido transformando el concepto del restaurante y lo perfilan hacia el futuro, adaptándolo a las nuevas tendencias que exige un mercado en constante transformación.

Samantha Arguello, otro de los pilares fundamentales de La Subienda

Toda una experiencia gastronómica

Entre la oferta gastronómica de La Subienda destacan platos como el salmón a la plancha con todo su sabor atómico, los anillos de calamar, el arroz con mariscos, la trucha en salsa, la célebre y muy solicitada cazuela de mariscos, los suculentos camarones gratinados o apanados, el bagre frito o en salsa, así como el excelso viudo de pescado, la extraordinaria mojarra frita, la doncella frita, el gustoso róbalo, el pargo, en fin, una extensa variedad de opciones deliciosas para siempre regresar y disfrutar algo diferente.

View this post on Instagram

Si se ve así de rico, imaginate como sabe!

A post shared by LA SUBIENDA (@lasubiendaoriginal) on

Carolina Arguello explica que La Subienda está orientada para quienes quieren sentirse como en casa, comer bien, saludable y con porciones generosas, porque el principal objetivo de ella y sus hermanas es satisfacer el paladar exigente de sus visitantes y lograr emular el ejemplo trazado por doña Nelly: contar con clientes fieles y felices durante varias generaciones.

El acogedor ambiente de La Subienda

La Subienda Pescados y Mariscos | Únicas tres sedes originales en Bogotá: Sede Principal Centro: Carrera 8 # 12-35, Tel: 341 7442 / 337 4174 | Sede La Candelaria: Carrera 6 #10-27, Tel: 284 9816 | Sede CAN: Carrera 57 #44-14, Tel: 222 6402 | Facebook: lasubiendaoriginal | Instagram: lasubiendaoriginal

Written by Oscar Medina

Periodista, productor audiovisual, diseñador gráfico y amante de los sabores que elevan el alma hasta el infinito.