La novela María de Jorge Isaacs
in

La novela “María” fue el origen de la migración de japoneses a Colombia

Las descripciones realizadas por Jorge Isaacs en su clásica novela “María” (1867) cautivaron tanto la curiosidad de un japonés que lo llevaron a convertirse en el gran impulsor de la primera colonia nipona en territorio colombiano en la década de 1920.

Hacienda El Paraíso, Valle del Cauca
Hacienda El Paraíso, El Cerrito, Valle del Cauca / Foto: Wikipedia

Suena difícil de creer, pero la trama de esa novela fascinó tanto a Yuzo Takeshima, y adquirió tal relevancia para los migrantes japoneses que la hacienda El Paraíso se convirtió en una especie de punto de peregrinación para ellos.

Fue en el año de 1923, cuando llegó a manos de Takeshima, quien estudiaba español en la Escuela de Idiomas Extranjeros de Tokio, un ejemplar de la novela “María” escrita por Jorge Isaacs.

Japón a comienzos del siglo XX
Japón a comienzos del s.XX / Foto: New Old Stock

Tal fue la impresión al leer esta novela, que el nipón queda fascinado con las imágenes descritas por Isaac, del Valle del Cauca en Colombia y luego de traducir la novela a su idioma natal, logra convencer a cuatro compañeros para que emprendan viaje a tierras colombianas en busca de este “paraíso”

Jorge Isaacs / Foto: Wikipedia

No conforme con eso, unos años después, como parte del Ministerio de Relaciones Exteriores de su país, se propuso persuadir a su gobierno de instalar una colonia agrícola en suelo colombiano, tal y como ya se hacía en Brasil.



Y lo consiguió con la ayuda del cónsul japonés de Panamá, un técnico agrícola y fragmentos de la novela que destacaban las bondades del Valle del Cauca.

No se sabe si es casualidad o una referencia al libro de Isaacs, pero la campaña para que las familias japonesas opten por emprender el largo viaje se hizo con este eslogan: “Si hay un paraíso en este mundo, entonces es Colombia”.

La riqueza de la tierra colombiana atrajo a los japoneses
La riqueza de la tierra colombiana atrajo a los japoneses / Foto: CIPEC

Es así como llegaron las primeras familias niponas a tierras colombianas, entre 1929 y 1935, quienes se asentaron en unas tierras adquiridas por Takeshima, y comenzaron a trabajar en la agricultura, brindando grandes aportes, ya que fueron los primeros en automatizar la producción agrícola.

Los japoneses no solo producían para el mercado colombiano, sino que llegaban a enviar alimentos a su país.

La comunidad nipona en Colombia ha sido reconocida numerosas veces por autoridades locales por sus aportes a la agricultura y producción de alimentos.

Existen más de 1.500 nipones y 1.800 descendientes de nipones viviendo en Colombia.

Fuente:BBC/ La sorprendente historia de cómo una novela romántica fue el origen de la migración de japoneses a Colombia


Written by Alejandra Joves

Periodista, diseñadora gráfica y admiradora de la buena cocina