Burger Stop
in

La hamburguesería artesanal que está dando de qué hablar

Cuando haces las cosas mal el cliente las nota, pero cuando las haces bien, las notan más.

Camilo Vargas

Camilo Vargas es un hombre que sigue sus instintos. Dejó sus estudios en Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales en la Universidad Externado de Colombia para ingresar en la Escuela de Cocina. Con el tiempo regresaría allí a realizar un diplomado en diseño y montaje de restaurantes y bares en la facultad de administración turística y hotelera, había encontrado su verdadera vocación. Para el año 2017 funda Burger Stop, la hamburguesería artesanal.

Los inicios

Urbit: ¿Cómo ha sido tu formación hasta llegar a lo que haces hoy?

Camilo Vargas: Mientras estuve estudiando no me perdía cuanta pasantía había o cualquier oportunidad para ayudar a un profesor, para mi eso era lo máximo. Luego de graduarme obtuve mi primer trabajo que fue en el Hotel Cosmos 100 de Bogotá, luego tuve la oportunidad de participar en un par de ediciones del Wine and Food Festival como ayudante de chefs, aun en ese momento estaba muy crudo (y aún hoy lo siento).

Mi historia continúa en varios lados, para mencionar algunos esta la franquicia Cool de Sac que abrió sus puertas en Colombia hace unos años y que hoy en día ya no existe. También trabaje en la 93, en un proyecto al cual me llamaron de mi escuela pues quien lo patrocinaba en ese momento era mi escuela. Allí estuvimos al frente de un total de 7 restaurantes distintos, creando una plazoleta de alta cocina. También estuve trabajando en mi misma escuela, como pasante, como trabajador de su propio restaurante y dictando un par de clases.

La verdad es que todo estaba bien, estaba convencido que tenía la profesión que quería pero lo que no me terminaba de cuadrar era que quería algo más…renuncio a mi trabajo de ese momento y viajo a España a realizar una maestría en técnicas culinarias en la Escuela de Cocina Gasma que pertenece a la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, pero el reto era aún mayor; si bien estaba aprendiendo a perfeccionar cada técnica, quería algo más y me enlisté a trabajar en un restaurante 3 estrellas Michellin (máxima distinción en el gremio de la alta cocina) su nombre era Quique Dacosta Restaurante; fue la experiencia más dura pero a la vez más gratificante que he vivido, bueno, aparte de emprender mi hamburguesería. Luego volví a Colombia, estuve un par de meses viendo que sería de mi futuro y voilá, acá estamos al frente de Burger Stop.

La visión

Urbit: ¿Cómo nació el interés por abrir este negocio en particular?

C.V.: La verdad es que me encantan las hamburguesas desde muy niño. En España además cuando estaba estudiando me dieron a conocer un nuevo modelo de negocio llamado Fast Casual, que a grandes rasgos significaba buena comida y rápido, y juntando eso con mi gusto por las hamburguesas nació Burger Stop. A la alta cocina la conocí por respeto a mi oficio, no sé si la retome pronto pero sin duda la sigo admirando y respetando igual.

Urbit: ¿Cuál consideras que es tu mejor producto?

C.V.: Creo que la carne esta muy bien , pero es que cuidamos cada proceso así que si evaluáramos uno a uno cada eslabón, creo que serían dignos de mostrar. Cuidamos mucho los cortes de carne para moler y además para hacer nuestro Philly Cheese Steak, ya lo que le adiciones o cualquiera de las opciones que hay será un valor agregado.

Urbit: ¿A qué edad y cómo asumiste que te dedicarías a esta actividad?

C.V.: Conozco amigos que luego de más años de los que yo llevo y también con menos se han retirado de esta profesión y si a eso le sumamos emprender pues se pone más complejo, por horarios y esfuerzo físico sobre todo, pero entendí que a lo mejor yo si estaba en la ruta correcta cuando recién empecé a estudiar y noté que incluso me agradaban las marcas de quemones y alguna cicatriz de cortada, pero más que eso hoy en día podría decir que Burger Stop me ha permitido expresarme como ser humano, es mi vitrina y mi forma de vida y ahora que tengo empleados la responsabilidad es mayor.

Urbit: ¿Qué ingrediente nunca falta en la cocina de tu casa?

C.V.: Amo ciegamente los embutidos. Cero fit.

Urbit: ¿Qué te gusta comer cuando no estás en tu negocio?

C.V.: Creo que mi gusto por el pollo sudado con arroz y papa se pelean muy fuerte el primer lugar con las hamburguesas.

Urbit: ¿Qué consideras que te diferencia de tus competidores?

C.V.: Creo que sin duda desde el principio le apuntamos a un umbral de sabor muy propio, una carne desarrollada por nosotros al igual que un par de salsas que han gustado mucho, eso sería lo primero, pero abstrayéndonos un poco podría decir que la honestidad con el cliente también nos ha diferenciado, los gramajes que ofrecemos son los mismos que servimos, los procesos de desinfección, la responsabilidad en la molienda, todas estas pequeñas cosas que la gente no percibe a primera vista creo que suman para marcar una diferencia

Urbit: ¿Qué es lo más difícil de preparar en tu menú?

C.V.: Todo es fácil para ser honesto pero cuidamos mucho cada detalle, calidad de productos, manipulación y ejecución. Considero que en verdad tenemos un trabajo muy artesano y muy bonito.

Urbit: ¿Cuál es la razón principal por la que una persona debería visitar Burger Stop?

C.V.: Hemos desarrollado un producto digno de probar, aunque si bien siempre he sido un defensor de que los gustos no son universales, el respaldo de la clientela que este tiempo nos ha regalado me animan a pensar que hay un sabor interesante y si eres amante de las hamburguesas querrás venir a probarlo.

Urbit: ¿Cuál consideras es el secreto de tu éxito?

C.V.: La constancia.



El futuro

Urbit: ¿Cómo te visualizas a ti y a Burger Stop dentro de 5 años?

C.V.: Espero seguir creciendo, me gustaría tener al menos tres locales propios que anden solos y espero en 5 años o menos ya poder franquiciar. Tengo todas las ganas y el gusto por mi trabajo iremos hacia adelante solos o con quien quiera subirse al bus.

Urbit: ¿De qué manera consideras que Burger Stop aporta al bienestar de la comunidad?

C.V.: Siempre he sido un convencido de que si hemos sido bendecidos con un poco de suerte hay que compartirla, me encanta poder ofrecer estabilidad a mis empleados y esa también es una visión a futuro, ser cada día más fuerte para poder abrazar más estabilidad para quienes nos rodean y quienes dependen de nosotros y los que dependen de ellos, pero también tengo un segundo propósito un poco mas idílico: quiero tener Burger Stop Cycling Team, para promover a los nuevos talentos del ciclismo, recuerda que soy Boyacense, cuna del ciclismo colombiano.

Camilo Vargas en Burger Stop, la hamburguesería artesanal

Burger Stop se encuentra en la Avenida Olímpica # 1A – 22 en Tunja, Boyacá. Su número telefónico es 318 2491484


¿Eres emprendedor gastronómico? Comparte tu historia con el mundo / comunícate con nosotros al mail [email protected]

Written by Oscar Medina

Periodista, productor audiovisual, diseñador gráfico y amante de los sabores que elevan el alma hasta el infinito.