Empresas que suben y otras que bajan
in

La diferencia entre empresas que despegan o naufragan

Las industrias aeroespacial y naval de Brasil ayudan a entender como la protección estatal y los subsidios, frente a la apertura comercial, afectan la economía del mayor país latinoamericano.

La economía brasileña es una de las más cerradas del mundo y allí está en gran parte la raíz de los problemas de productividad, pues frena el acceso a tecnologías y conocimientos que podrían ser útiles para la industria nacional.

“Brasil tiene más restricciones al comercio de servicios que la media en la región de América Latina y el Caribe, (…) con las puntuaciones más restrictivas en los servicios financieros y profesionales, que son insumos críticos para el aumento de la productividad y la competencia“, señala un informe reseñado en el diario El País.



Un ejemplo de ello son los casos de dos empresas de Brasil. En el primer caso está la aeronáutica Embraer, que estuvo cerca de la quiebra a finales de 1994 antes de ser privatizada, y hoy es considerada una de las industrias emblemáticas por excelencia de Brasil, con una inversión del 10% en innovación.

En el segundo, la industria naval, que pasó por seguidos intentos de fortalecimiento con incentivo del Estado. Y terminó en 2015 con más de 50 mil trabajadores despedidos y empresas quebradas.

Perjuicio a la competitividad

En contra de la apuesta de integración de Embraer a las cadenas productivas internacionales, están los continuos intentos de fortalecer la industria naval en el país.

“Históricamente, los astilleros brasileños jamás han sido competitivos sin el apoyo del gobierno y siempre vivieron de ciclos”, observa Jesús Cardoso, presidente del Sindicato de los Metalúrgicos del Municipio de Río de Janeiro. “Tenemos que ser capaces de competir en el mercado externo”.

Revertir esta tendencia es importante para retomar el crecimiento de la productividad y generar un crecimiento económico sostenible en el país. Para lograrlo es necesario abrir mercados, promover la reforma tributaria, poner fin a subsidios ineficaces así como definir objetivos claros para promover la productividad.


Fuente: El País / Productividad: la diferencia entre empresas que despegan o naufragan