La cartera de segunda que cuesta como una casa
in

La cartera de segunda que cuesta como una casa

380.000 dólares fue lo que se pagó durante una subasta por una sola cartera, modelo Birkin Himalaya de 2014, una que es además es de segunda mano.

¿Qué pensarías de desembolsar más de US$380.000 por una sola cartera, una que es además de segunda mano?

Pues ese fue el precio que se pagó en una subasta por una cartera Birkin de Himalaya de 2014, una cartera de mano en blanco mate, según una publicación del portal de noticias BBC.

La cartera,  de la casa francesa de moda Hermès, fue confeccionada con cuero de cocodrilo del Nilo y adornada con detalles en oro blanco de 18 quilates y diamantes incrustados.

Aunque US$380.000 es un precio record para este santo grial de los bolsos, es apenas una gota en el océano cuando se trata del creciente mercado de compra y venta de este tipo de complementos de lujo de segunda mano.



Un mercado es ascenso

La casa de subastas Christie’s dice que el mercado global de carteras de lujo de segunda mano ha crecido de unos 7,5 millones de dólares, en 2011, a casi 36 millones de dólares en 2016.

Por su parte, Heritage Auctions (la casa más grande del mundo de subastas de artículos coleccionables) cree que el mercado mundial de subastas de artículos usados está entre 75 millones dólares y 100 millones dólares “y va en aumento”.

Los multimillonarios de Hong Kong

Algunas casas de moda, señalaron que gracias al crecimiento económico de los multimillonarios en Hong Kong, han registrado un incremento en sus ventas de subastas de carteras.

Por ejemplo Christie’s,  señaló que el 46% de sus ventas en subasta de carteras de lujo en 2017 tuvieron lugar en Asia, el 30% en EE.UU. y el 24% restante se registró en Europa, Medio Oriente y África.

No es una coincidencia que esas dos raras carteras Birkin Himalaya fueran subastadas en Hong Kong.

Fuente: BCC / Birkin, la cartera de Hermès que cuesta tanto como una casa


Written by Alejandra Joves

Periodista, diseñadora gráfica y admiradora de la buena cocina